"Los católicos en internet debemos construir caminos de evangelización, no de odio e intolerancia".

Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla

Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redil Eucarístico -CANTILLANA-

lunes, 19 de noviembre de 2012

Ayer y hoy (II)


Revista "Cantillana y su Pastora".


En septiembre del año 1947 se editaba, para pregonar las tradicionales fiestas que Cantillana dedica a su Pastora, el primer número de una gaceta titulada, como no podía ser de otra forma, Cantillana y su Pastora. Su formato recordaba los periódicos de la época y su contenido se repartía entre artículos, poesías, fotografías y, para terminar, el programa de actos y cultos bajo el epígrafe Cantillana en fiestas. Al año siguiente volvería a publicarse un nuevo número de esta revista que sería el último, hasta que cincuenta años más tarde, en 1998 se editara la tercera entrega de la misma. Desde aquel entonces, de forma ininterrumpida, se ha ido editando año tras año, renovándose con el paso del tiempo tanto en su formato como en la calidad y cantidad de sus contenidos, pasando de las 36 páginas de aquel tercer número a las 72 de la última edición, la más extensa hasta el momento. Su evolución ha ido pareja a los adelantos que hoy nos brindan las nuevas tecnologías digitales de edición y maquetación, así como la oportunidad que nos ofrece internet de difundirla en todo el mundo. La versión online de la revista de este año 2012, disponible en nuestro blog, ha logrado, a día de hoy, más seis mil lecturas, por lo que, unido a  la tirada de su edición impresa, podemos afirmar que esta última ha sido la que mayor difusión ha alcanzado en su historia.

1947

2012


 El artículo de portada de aquel primer número de 1947, escrito por el cantillanero Juan Ríos y Pérez de Vargas, titulado “Instantes emotivos “ finalizaba de la siguiente forma:

“[...] No es cantar de juglar. Es que en Cantillana, ante la Divina Pastora, se vive sin mistificaciones, con el espíritu. Por ello, Cantillana es un anticipo de cielo. Y para mí, un pedazo de gloria.[...]. Yo no sé si mi crónica llegará a tu alma, lector. Sí sé que si vas a Cantillana en la fiesta de la Pastora Divina, al ver que es Luz bajo las luces de los arcos triunfales, y ver la imagen prodigiosa rodeada de palomas que duermen en sus manos, en su falda, atraídas por sus ojos, ellos también te atraerán a tí  y te enamorarás de Ella como me enamoré yo. Y la harás causa y principio de tu vida. Y la proclamarás Madre y la proclamarás Reina, y aún así, si no eres creyente, de tu boca saldrá, ante su paso menudo, un espontáneo, un sincero:

¡Viva la Pastora Divina!

Este es el día 8. Una noche augusta. Cabrilleo de estrellas y rutilar de almas. La luna, mientras, tejiendo hilos de plata como estelas de espuma, y el sol, dormido, prendido en los encajes del sombrero de la Pastora Divina de Cantillana”