"Los católicos en internet debemos construir caminos de evangelización, no de odio e intolerancia".

Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla

Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redil Eucarístico -CANTILLANA-

viernes, 18 de enero de 2013

El Beato Marcelo Spínola y la Divina Pastora (y III)


Sermón del Beato Marcelo Spínola el 8 de septiembre en Cantillana

“Alguien ha extrañado mi presencia en Cantillana en estos momentos. No son un misterio las emulaciones que existen entre dos piadosas congregaciones ornamento de este pueblo, y los que lo saben se sorprenden de quien es Padre de todo se afilie o se incline a lo menos a uno de los dos bandos. Yo no creo que esa rivalidad no sea rivalidad santa. Os disputáis el amor a la Virgen, y como mi fin es excitarlo y avivarlo en todos los pechos, los asuncionistas no tienen porque enfadarse ni porque engreírse los Pastoreños. A unos y otros habló y a todos les repito lo propio. Amad a María. Todo está en ella enlazado. Sin la Concepción no habría sido Madre de Dios, sin su maternidad divina no hubiese subido al cielo para ser reina universal y sin su reinado no se concebiría su Pastorado.

Pero bello es y consolador el titulo de Pastora. Los hijos de María no han sabido que nombre darle. Han contemplado los cielos y la han apellidado Estrella, Aurora, Luz. Han mirado a la Tierra y la han llamado Fuente, Flor, Monte, Valle… Se han replegado en el interior de sí mismo y la han dado los epítetos de Consuelo, Gracia, Misericordia, Amor. Han registrado el Mundo de las maravillas y han venido a sus labios las palabras Milagros, Triunfo, Victoria. Pero todo lo encierra la advocación de Pastora.

Y encierra una enseñanza ¿a quién debemos buscar?, es luz. Y ofrece a nuestro corazón inquieto, receloso, desconfiado, seguridad. Su Pastorado es legítimo, es seguridad del corazón y abre a nuestras almas temerosas amplios horizontes de esperanza… Es esperanza de la vida.

I

Vale mucho el hombre, su entendimiento, su corazón, la historia de los progresos humanos, la historia de los héroes, pero ¿vale tanto como cree? Han dicho: Solo nos bastamos, Dios no hace falta para nada, la Iglesia tampoco, el sacerdote inútil. Y una triste experiencia ha hecho ver lo monstruoso del engaño. Podía calcularse a donde pararían los pueblos sin Dios. Hechos dolorosos han justificado las predicciones: las escuelas laicas, la beneficencia civil, la ciencia manipulada, el amor libre. Rebaño somos pero de Cristo y María Pastora, guía que nos lleva a Cristo. Palabra de Cristo: Philippe, qui videt me… etc. Eso puede repetir María: Qui videt et me…etc. Toda gloria, toda sabiduría, toda virtud, todo bien proviene de Cristo, lumen de lumine. Tal es María. Nos conduce a Cristo por el conocimiento, por la amabilidad, por la fuerza secreta de la Gracia.

II

Jesucristo habló de falsos profetas y de Pastores mercenarios. Los hubo en el pueblo escogido: Elías, Jeremías, etc., hubieron de luchar con esos apóstoles de la mentira, guías perversos, a quienes podía llamarse ciegos y guías de ciegos. Los ha habido en el pueblo nuevo de adquisición: Heresiarcas, herejes, jefes de cismas y de rebeliones, etc., peste de los pueblos. María es Pastora y su Pastorado es legítimo, no es titulo que ella se ha tomado sino que se lo ha dado el mismo Dios; De esto nos certifica la iglesia, la cual así la apellida y la palabra de la Iglesia, tiene un valor indecible. Infiérase además de la palabra de Cristo y de la conducta de Cristo. Palabra de Cristo en la cruz entregado a María el cuidado del género humano, conducta de Cristo haciendo en las bodas de Caná la voluntad de María. Es consecuencia de la índole y condición del corazón de la Virgen: caridad, poder… Y la caridad es paciente etc. Los hechos lo comprueban.

III

El alimento propio de cada ser. No todo lo que gusta nutre, los pastos del rebaño influyen en su salud, en su vigor, en su vida. El hombre tiene su alimento propio también: La verdad, la justicia… La tierra en que mora el género humano ofrécele doble pasto: el error y la iniquidad, la verdad y la justicia. Ay de nosotros si tomamos la mentira, la iniquidad. ¿Qué resultará? La muerte en la inteligencia y en el corazón. Por el contrario si acertamos tendremos vida, en la cabeza y en el pecho.
Qui sequitur me… El que sigue a María no se aparentará de mentira e iniquidad.

Y en efecto María es un mundo y como el mundo predica a Dios. Es un libro sagrado como la Biblia y a la manera de ésta nos describe las maravillas divinas. Es como la Iglesia columna y fundamento de la verdad, así enseña no quimeras, no utopías, no caprichos sino verdad. Justitia cingulum lumborum eius. La santidad le rebosa, sus efluvios se manifiestan y se escapan por todos lados, El que se acerca a María la aspira, la bebe, se alimenta de Ella”.

Sermón de la Divina Pastora de Cantillana 8-IX-1900. Escritos autógrafos del siervo de Dios. Volumen XIV. Fascículo 45, págs. 7-9.