"Los católicos en internet debemos construir caminos de evangelización, no de odio e intolerancia".

Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla

Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redil Eucarístico -CANTILLANA-

lunes, 13 de mayo de 2013

Charla formativa sobre el Credo de la Iglesia Católica


Se invita a todos los hermanos de la Hermandad de la Divina Pastora a asistir a la charla formativa que, como preparación al Triduo a nuestra Titular, tendrá lugar este martes 14 de Mayo, a las 8 de la tarde, en el antiguo Hospital de Todos los Santos, sito en la calle Miguel de Cervantes, s/n. Estará a cargo de don Luís Gaisse Fariñas, capellán del Colegio Altair de Sevilla, y tratará sobre el Credo de la Iglesia Católica.



El Credo: Símbolo de la fe de la Iglesia


El Credo, compendio de la fe cristiana, es la espina dorsal del cristiano. Y, como Símbolo de la fe, el Credo permite al cristiano sentirse miembro de la comunidad creyente.

El Credo es la confesión singular de la fe eclesial en el misterio de Dios Padre, revelado por Jesucristo, y testimoniada al creyente por el Espíritu Santo en la Iglesia. El Credo es confesado en primera persona del singular. Pero esta primera persona del singular presupone una comunidad, como atestiguan las expresiones «nuestro Señor», «santa Iglesia católica», «comunión de los santos». El cristiano, en su profesión de fe, no confiesa su propia fe o sus ideas, sino la fe de la Iglesia: fe que ha recibido de la comunidad que se la transmitió (la redditio supone la traditio), fe que le une a la comunidad y que profesa ante y con la comunidad eclesial. Lo personal y lo comunitario quedan inseparablemente vinculados.

Cada cristiano recita en singular el Credo incluso dentro de la asamblea litúrgica; pues ninguna acción es tan personal como ésta. Pero el creyente lo recita en la Iglesia y a través de ella; su fe participa de la fe de la Iglesia, que le permite -por muy grande que sea su miseria- confesar la fe total de la Iglesia, pues él es hombre de la comunidad católica.

La fe, pues, sin dejar de ser personal, existe sólo en cuanto diálogo, audición, respuesta; es decir, nunca como algo tan original que nazca del puro interior del hombre, ni tan individual que no provenga de una participación en la misma Palabra, aceptada en el seno de la comunidad. La fe de la Iglesia es el fruto de la acción del Espíritu, desde la fe de María y de los Doce, hasta la profesión de fe que un cristiano hace hoy.

La unidad de la Iglesia en la fe es una exigencia constante en el Nuevo Testamento:
"Esforzaos en mantener la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la esperanza de la vocación a la que habéis sido convocados. Un Señor, una fe, un bautismo, un Dios, Padre de todo, que lo transciende todo" (Ef 4,3-6).

Al no ser la fe fruto de mis pensamientos, viniéndome de fuera, no es algo de que dispongo y cambio a mi gusto. La fidelidad a lo recibido y a la Iglesia, que lo trasmite, es esencial a la fe. «La confesión de fe en la recitación del Símbolo, dirá H. de Lubac, significa y realiza el vínculo de comunión personal y público con todos los creyentes» .

Cuando se afirma que el hombre es bautizado en la fe de la Iglesia, lo que se quiere significar es que el sentido del gesto bautismal no se inventa en aquel momento, sino que su significación es la que le ha dado Cristo, como ha sido recibido y es aceptado por la Iglesia.

El cristiano, por tanto, no puede profesar el Credo si no se reconoce unido a todos los que con él confiesan la fe de la Iglesia. Esto significa que no se puede creer sin amar.