"Los católicos en internet debemos construir caminos de evangelización, no de odio e intolerancia".

Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla

Pontificia, Real, Ilustre, Franciscana y Muy Antigua Hermandad del Santo Rosario de la Divina Pastora de las Almas y Redil Eucarístico -CANTILLANA-

miércoles, 5 de junio de 2013

Apóstoles de la Divina Pastora (IV)

El Venerable Padre Esteban de Adoáin  

          

Esteban de Adoáin, que nació el once de octubre de 1808, cuando toda España cerraba filas contra la invasión de Napoleón Bonaparte, al grito de guerra santa contra el francés, simbolo de la Revolución Francesa y sobre todo de sus ideas, resume en su biografía las convulsiones y luchas ideológicas de todo el siglo. Bien podría decirse que es una figura simbólica y sintética del siglo XIX. La fecha de su nacimiento, 1808, cuyo segundo centenario  hemos celebrado, representa una efemérides clave en la historia de España, pues de la mano de la guerra de la Independencia se difundieron los postulados de la revolución liberal, que culminaría en la Constitución de Cádiz de 1812.

La infancia y juventud de Pedro Francisco Marcuello transcurrió toda ella en su minúscula y escondida aldea natal de Adoáin. Pero por retirada que ésta estuviera seguro que a ella llegaron los ecos de las libertades sancionadas por “la Pepa”, y todavía más los relatos de las gestas épicas de las guerrillas que con indómito e indoblegable orgullo lucharon contra los franceses invasores, en las que participaron también algunos capuchinos. Con algo más  de conocimiento y uso de razón habría escuchado las noticias sobre la subida al poder de los liberales en 1820 y las partidas que contra el régimen constitucional fueron surgiendo por su tierra y otras regiones de España. De su formación en la religiosidad popular católica, de cuño netamente antiliberal, que desembocaría en el carlismo, no hay ningún género de duda. Fue en los años de plena restauración absolutista, la “ominosa década”, que propició paralelamente la restauración religiosa, cuando Pedro Francisco, a edad un poco tardía (20 años), ingresó en la Orden capuchina, cambiando su nombre por el de Esteban de Adoáin. Un connovicio lo recordaba años después como joven gallardo, blanco y rubicundo en el cuerpo, inocente y sencillo en el espíritu, fervoroso, y mortificado; buen montañés, silencioso (le llamaban “el mudo”), pero diáfano, abierto y sincero, al mismo tiempo que soñador. Después siguieron los estudios, llegando a la ordenación sacerdotal en 1832. Para entonces el de Adoáin se había significado entre sus compañeros por su arrojo y celo por la salvación de las almas: todos conservaron un recuerdo indeleble del suceso del reo condenado a muerte, que no quería recibir los sacramentos, al que convenció de su obstinación, a fuerza de disciplinarse delante de él.

Fue en 1834, en la madrugada del 5 de agosto, cuando el Padre Esteban comenzó a sufrir en su carne las consecuencias de la oposición y lucha sin cuartel entre el liberalismo y su opuesto el catolicismo, así como toda una serie de expulsiones y controversias con los liberales. Ante lo que les podría sobrevenir, pues su carlismo era bien notorio, los religiosos de Pamplona, entre los que se encontraba el P. Esteban, decidieron huir en la noche, sin ser notados, llevándose todas las pertenencias que pudieron, entre las que descollaban las cabezas de los santos, que las tenían a tornillo. Primero se refugiaron en el valle del Baztán, en el señorío de Bértiz; después pasaron a Tudela, y en 1836, con la supresión de las órdenes religiosas decretada por Mendizábal, volvieron a Bértiz. Posteriormente el P. Esteban, como otros tantos exclaustrados, sirvió en varias parroquias cercanas a su pueblo.

Pero el espíritu del P. Esteban no encontraba quietud, pues anhelaba con gran vehemencia vivir la vocación capuchina. Por este motivo se dirigió a Italia, donde en el convento de Senigallia (Las Marcas) aprendió el italiano y se dedicó a la predicación de misiones, desde entonces la niña de sus ojos. Desde allí viajó a Venezuela en 1842, con otros capuchinos, con la intención de misionar entre los indios más apartados. Pero, a causa de la política del gobierno liberal, que repetía miméticamente las medidas políticas de la metrópolis, fueron expulsados del país no sin antes haber contraído el paludismo. De Venezuela, en 1845, viajó a Francia (Ustáritz), regresando a Venezuela en 1847, donde los recelos del gobierno liberal, debidos a su popularidad, le empujaron a dirigirse a Cuba a principios de 1850. Allí se unió al arzobispo Antonio María Claret, recién llegado a la isla, convirtiéndose en su más fiel colaborador en las campañas misionales que el prelado organizó por toda la diócesis, intentando regenerar una sociedad en la que abundaba el concubinato, la embriaguez y el abandono de los niños.

Divina Pastora de Olopa (Guatemala)
Cuando Claret regresó a España en 1856, el P. Esteban decidió trasladarse a Guatemala. Allí en 1862, durante unas misiones realizadas conjuntamente con el Padre Bernardino, implantó en el pueblo de Olopa la devoción a la Divina Pastora de las Almas, levantando bajo su protección un primer oratorio, construido toscamente de paja, y a cuya sombra bienhechora  comenzó a poblarse aquel lugar.

Entre Guatemala y El Salvador el misionero pasaría dieciséis años de fecundo y extenuante apostolado. Además fue superior de los capuchinos de la región, demostrando un gran espíritu de servicio con los enfermos y con todos los religiosos.  Pero en 1872, una vez más, el gobierno liberal expulsó a todos los religiosos; a los capuchinos en concreto “por razones de alta política”. Aquéllos salieron del país, camino de Europa, en medio de la aclamación y consternación de la gente.

El P. Esteban se estableció en Bayona, en el convento que los capuchinos españoles habían erigido en 1856, con la intención de restaurar la Orden en la península. A ello, junto a la predicación, se dedicaría desde entonces el P. Esteban sin ahorrar fatiga alguna, a pesar de que sus fuerzas, sensiblemente mermadas, comenzaban a flaquear. Los escollos que tuvo que esquivar en el proceso de la restauración de la Orden, luchando denodadamente por su unión con Roma, fueron innumerables, pero su tesón hizo de él el gran protagonista de dicho proceso. Pocos años antes de morir, con la nueva coyuntura política de la restauración monárquica liderada por Cánovas, fue viendo cómo se reabrían los conventos, apertura precedida en varias ocasiones por misiones multitudinarias predicadas por él mismo. En 1877 fueron los conventos de Antequera y Sanlúcar de Barrameda, y en 1879 su querido convento de Pamplona, que él había visto cerrarse en 1834. El 7 de octubre de 1880, habiendo desempeñado varios cargos, expiraba en el convento de Sanlúcar de Barrameda, donde se halla enterrado, con la sonrisa y la paz en los labios, dejando un recuerdo imborrable de santidad y entrega al apostolado misionero, sancionado por la autoridad de la Iglesia, en 1989, con el reconocimiento de la heroicidad de sus virtudes cristianas.

La figura del P. Esteban sigue brillando con luz propia como uno de los grandes evangelizadores de la historia de las misiones católicas. Su entrega sincera y radical a la vocación recibida, su profunda contemplación, su tesón templado y laboriosidad hasta la extenuación, su amor a la Orden capuchina, su celo profético por la salvación de los hombres y su espíritu de caridad son los valores perennes que sobresalieron eminentemente en su vida y que iluminan nuestra peregrinación hasta el encuentro definitivo con Dios.


José Ángel Echeverría, capuchino

                                          Biografía del Padre Esteban de Adoáin